Cuando quedamos embarazadas queremos saber todo sobre esta nueva etapa. Buscamos información, le hacemos preguntas a nuestro médico o pedimos consejos a amigos y familiares.

Sin embargo, existen muchos mitos sobre el embarazo  que varían según la región o costumbres de cada país. El hecho es que carecen de respaldo científico e incluso algunos pueden ser perjudiciales para la futura madre o el feto. 

EJEMPLO 

[metaslider id=”342″]




 

5 Mitos más comunes sobre el embarazo

 

“Si no cumples los antojos, el bebé nacerá con la boca abierta” 

 

El 80% de las madres gestantes siente deseo de comer algo específico en determinado momento. Estos llamados “antojos” ocurren durante los primeros 3 meses de embarazo y no tienen una explicación científica concreta. 

Algunos expertos dicen que se debe a la carencia de algún nutriente o por cambios hormonales. Por ende, si la madre siente deseos de comer algo dulce es porque su cuerpo lo necesita. Sin importar si cumples o no con esos antojos, a tu bebé no le pasará nada. 

 

“No puedes tener relaciones sexuales durante la gestación” 

 

Las relaciones sexuales no están prohibidas durante el embarazo, a menos que:

  1. Sea un embarazo de alto riesgo 
  2. Exista amenaza de aborto 
  3. Pérdida de líquido amniótico o rotura del saco amniótico
  4. Placenta previa
  5. Tu médico o matrona te lo hayan indicado. 

  

“No exponerse durante un eclipse porque puede causar deformaciones o manchas en el bebé”

 

No se ha demostrado científicamente que una mujer embarazada no pueda exponerse o ver un eclipse. Estas afirmaciones coloquiales siguen siendo un mito. 

[metaslider id=”350″]

“Si el embarazo te embellece es un varón, las niñas se roban la belleza de la madre” 

Se ha demostrado que los cambios físicos en el cuerpo de la madre gestante no influyen en el sexo del bebé. Naturalmente la mujer embarazada puede verse más reluciente debido a sus cambios hormonales. 

 

“Si tienes mucha acidez es porque tú bebé tendrá mucho cabello” 

Este mito es antiguo, bastante común y carente de realidad. La acidez gestacional se debe al aumento de progesterona. 

No hay nada mejor que una mamá bien informada para dejar de alarmarte por falsas noticias. Recuerda, no todo lo que dicen es cierto, puede ser un mito